Universidad de los Andes Departamento de Diseño

Salones de Taller


Salón de TallerTalleres / Aulas polivalentes

El modelo educativo propone el curso de proyectos como una actividad central en la formación del arquitecto.

La relación entre estudiantes y profesor es de 15 a uno, lo que les demanda a los estudiantes el responder por una cantidad importante de actividades que requieren cambios en el espacio, dependiendo de la técnica didáctica que se esté aplicando.

Desde el punto de vista pedagógico, este es un espacio que procura las siguientes características:

Refleja las prácticas educativas propias de la disciplina

Las prácticas educativas propias de los talleres de arquitectura son numerosas pues contemplan clases magistrales, sesiones de corrección y crítica, exposiciones, conferencias, trabajo en grupo, colaborativo y en redes de aprendizaje; así como sesiones de prácticas y trabajo individual dentro y fuera del horario de clases.

Este mismo espacio se puede convertir en una sala de exposición si se integra de manera correcta con el corredor de circulación asociado, multiplicando el área útil del salón y el área de superficie expositiva.

Promueve el contacto constante y directo con el objeto de estudio

En el caso de la arquitectura, el objeto de estudio es el edificio mismo, entendido como la relación tiempo – espacio. En este sentido el contacto mismo con el edificio en términos de elementos y relaciones configuran la clave de dicho entendimiento. Para que esto suceda de manera evidente, es importante la operatividad del espacio y el continuo cambio de las relaciones e incluso del uso, con lo cual, gracias al contraste se hacen identificables. Si los elementos del espacio promueven diferentes relaciones, estas a su vez pueden constituir una lección de arquitectura.

Hace visibles saberes, técnicas o valores de la disciplina en el espacio

Una clase de taller debería comenzar por la pregunta del profesor a los estudiantes sobre la mejor manera de disponer el espacio para desarrollar las actividades programadas. Esto evidencia el hecho de que se está formando arquitectos que deben poder ordenar el espacio y definir sus grados de desempeño.

Entregar la responsabilidad de la operación de los talleres de aprendizaje a los estudiantes promueve la independencia, el pensamiento crítico y el desarrollo de individuos comprometidos con su formación y conscientes de pertenecer a una comunidad de aprendizaje con valores muy específicos.

volver